Equipo de enfermería de nefrología del HGUA en el proceso de donación y trasplante de órganos y tejidos

El programa de donación de órganos en el Hospital General Universitario de Alicante se inició en julio de 1985.

En la primera extracción intervinieron como personal de enfermería dos enfermer@s nefrológicos/as, los cuales en base al voluntarismo consiguieron colaborar con los cirujanos urológicos, nefrólogos y anestesistas, desempeñando “a trancas y barrancas” las labores propias de enfermería quirúrgica, así como las de auxiliar. Este fue el inicio de la participación de la enfermería nefrológica en los equipos de donación de órganos y trasplante renal en nuestro centro.

El personal de enfermería de la unidad de nefrología, servicio de naturleza médica, está especializado en tratamientos sustitutorios renales (hemodiálisis agudo o crónica y diálisis peritoneal) y cuidados de pacientes del area nefrológica, incluida la unidad de cuidados intermedios de insuficiencia renal aguda y trasplante renal.

El trato habitual con los pacientes necesesitados de tratamiento sustitutorio de la función renal les hizo desde hace años sensibles a la necesidad del trasplante como un tratamiento que mejoraba ostensiblemente la calidad de vida. Desde la cercanía que supone la cronicidad de las enfermedades renales, el poder participar en el proceso de donación y trasplante de órganos y tejidos y poder acompañar a "sus" pacientes en el duro paso del trasplante les aporta una visión holística de su trabajo como enfermería.

A día de hoy, el papel a desempeñar por los profesionales adscritos al área nefrológica en el equipo de donación/trasplante renal va desde enfermer@ de planta de hospitalización, ayudando a estos a preparar al paciente antes de ir al quirófano, pasando por el de enfermer@ de anestesia y ayuda a la perfusión y empaquetado renal en el quirófano y enfermer@ de despertar/reanimación, labor que se realiza en la unidad de trasplante renal.

La pertenencia al equipo de nefrología de trasplantes y donación de órganos es una decisión voluntaria de los profesionales de la unidad de nefrología que expresan por escrito a la coordinación de trasplantes. Se entiende que estos profesionales se comprometen a acudir a las llamadas de la Coordinación de trasplantes siempre que les sea posible. Para empezar a ejercer pasan un proceso de aprendizaje en el que los miembros en activo les ponen al día.

El abanico de roles expuestos anteriormente y los conocimientos que se precisan junto a la necesidad de formar a nuevos miembros de este equipo ha animado la realización de los presentes manuales: