LEGISLACIÓN SOBRE EL DONANTE VIVO DE ÓRGANOS


La donación de órganos de una persona viva en España está legislada en la Ley de Trasplantes de 27 de Octubre de 1979 y
desarrollada en el Real Decreto 2070/1999 de 30 de Diciembre.

Esta legislación pretende garantizar la protección del donante vivo y así establece una serie de
requisitos:
  • Que el donante sea mayor de edad, goce de plenas facultades mentales y de un estado de salud adecuado.
  • Debe tratarse de un órgano o parte de él, cuya extracción sea compatible con la vida y cuya función pueda ser compensada por el organismo del donante de forma adecuada y suficientemente segura.
  • Que haya sido previamente informado de las consecuencias de su decisión (de orden somático, psíquico y psicológico, así como a nivel personal, familiar y profesional).
  • Que otorgue su consentimiento de forma expresa, libre y consciente , debiendo manifestarlo por escrito ante la autoridad pública.
  • Que el destino del órgano sea su trasplante a una persona determinada, con el propósito de mejorar sustancialmente su esperanza o sus condiciones de
    vida.

Según nuestra legislación:

  1. El estado de salud físico y mental del donante debe ser acreditado por un médico distinto del que vaya a efectuar la extracción y trasplante mediante un certificado médico; e informará sobre los riesgos inherentes a la intervención, las consecuencias y repercusiones a todos los niveles, y los beneficios esperados.
  2. Será necesario igualmente un informe preceptivo del Comité de Ética del hospital trasplantador.
  3. El donante deberá otorgar su consentimiento por escrito mediante un documento de cesión que será firmado por el interesado, el médico que ha informado y emite el certificado médico, el médico que ha de efectuar la extracción, y la persona del centro a quien corresponda autorizar la intervención , ante el juez encargado del Registro Civil de la localidad de que se trate.
  4. Entre la firma de la documentación y la extracción deberán transcurrir al menos 24 horas, pudiendo el donante revocar su consentimiento en cualquier momento sin sujeción a formalidad alguna, y sin que de lugar a ningún tipo de indemnización.
  5. La extracción de órganos procedentes de donantes vivos sólo podrá realizarse en centro sanitarios expresamente autorizados para ello por la autoridad sanitaria de la Comunidad Autónoma correspondiente. Para optar a esta autorización es necesario: estar autorizado como centro extractor de órganos de donante cadáver y como centro implantador del órgano para el que se solicita la autorización de extracción de donante vivo. Así como disponer del personal médico y de enfermería con la suficiente experiencia, disponer de la necesaria infraestructura, garantizar el adecuado cuidado médico para el donante y disponer de los adecuados protocolos clínicos. Las autorizaciones se conceden por un período determinado y deberán ser renovadas si persiste la actividad y tras evaluación de la misma.