Experiencias y agradecimientosde algunos pacientes trasplantados y sus familiares

     

     

He buscado esta página ya que hace dos meses me trasplantaron un riñón, esta es mi reflexión al respecto y me gustaría que llegase al máximo de personas posible.


"Venia hacia casa pensando en lo que pondría en mi Facebook, en que aunque nunca ponga nada personal esto si quería publicarlo. Pensaba en que me siento tan llena de energía, tan alegre, con tantas ganas de hacer cosas, tan viva, tan... diferente. Es increíble como puede cambiar todo de un día a otro e incluso convertirte en alguien diferente, en una versión mejorada de ti, una versión que se siente completa, agradecida, feliz.

Siento como si hubiese ganado, como si la vida me hubiese estado retando día a día, taimadamente, convirtiendo el paso del tiempo en algo anodino, cada hora en una más, cada acción en parte de la corriente en la que me encontraba, siento como si hubiese ganado ese reto, sé que he ganado y ahora veo lo que es sentirse completo, mire donde mire todo esta bien. Pensaba que quizás algunos de mis nuevos hábitos se deben a esa parte nueva de mi...y entonces...me di cuenta...no era de mi y de mi sentir de lo que quería hablar, no era mi felicidad de lo que quería publicar...eras tú, cada día de estos dos últimos meses has sido tú, cada paso que he dado, cada soplo de aire fresco, cada sentir, todo es gracias a ti, a lo mucho que gane a pesar de lo mucho que perdiste. Que no me alcanzara la vida para agradecertelo, que nunca te conocere, nunca sabré tu nombre ni te pondré cara pero sé que nunca te olvidare, que te recordare cada día de mi nueva vida como llevo haciéndolo desde ese día...
Y mi única misión con todo esto es que la gente que te rodeó, te conoció, te quiso y te añoran, que alguno de ellos llegue a saber lo mucho que por mi hiciste, la magnitud de la decisión que tomaste al querer compartirlo todo... y me apena que nunca podrán llegar a imaginarse siquiera lo importante que para mi has sido, me has dado vida.. y no una cualquiera, una feliz.
Pienso que teníamos la misma edad...la misma corta edad...y no dejo de pensar que quizás los que hoy te lloran encontrarían un minuto de paz en sus corazones si supiesen que no todo ha sido en vano, que de lo más horrible puede surgir algo hermoso, que la vida que viviste, la que te quedaba pendiente en una pequeña pero importante parte sigue en mi.
Y quizás algún día alguien que te conoció pueda leer esto y comprender lo que para mi significas...y que el mundo entero sepa todo lo que hay detrás de esto y comprendan LA IMPORTANCIA DE DONAR UN ORGANO.

Nunca te olvidare y siempre, siempre, te estaré infinitamente agradecida

Nathaly Calero, 26 años trasplantada en Madrid en diciembre de 2013.