El corazón

Trasplante de Corazón. Guía del Paciente.

Sería el negocio del siglo, por cara que fuera su fabricación, una pequeña bomba del tamaño de un puño, capaz de impulsar entre 4 y 16 litros por minuto, con un consumo de 10 Watios, sin mantenimiento y capaz de funcionar sin detenerse durante docenas de años.

Todos los avances tecnológicos, electrónicos, científicos e industriales han sido derrotados por el corazón. No se ha conseguido aún diseñar un aparato capaz de sustituirlo más allá de unas pocas semanas.

Por eso, cuando excepcionalmente fracasa y pierde fuerza, la única alternativa real, es otro corazón.

Es verdaderamente increíble que esta pequeña máquina realice cada día, sin desgaste aparente, sin humo y casi sin ruido, el trabajo eqvivalente a extraer de un pozo de un metro de profundidad una tonelada de agua. Posee una mecánica y un rendimiento excepcional.

Vamos a detenernos un poco en ver como es y como funciona.

Es posible que te apetezca entenderlo, pero si no es así, o si te resulta aburrido, puedes saltarte este capítulo sin más. Funcionará igual de bien aunque no te lo sepas.

El mecanismo de bombeo consiste en una cavidad llamada ventrículo, de paredes musculares, limitada entre dos válvulas: una a la entrada y otra a la salida. La contracción de esas paredes musculares crea presión en su interior y al disminuir el tamaño de la cavidad una oleada de sangre es expulsada fuera de ella. Las válvulas sólo permiten una dirección de entrada y salida. La contracción se llama sístole y la dilatación diástole. En cada diástole se abre la válvula de entrada y se rellena la cavidad ventrícular. Este ciclo se repite un millón de veces cada semana.

El flujo en oleadas produce ondas que llamamos pulso y hace que la presión de la sangre oscile continuamente en los tubos que salen del corazón. Hay una presión máxima en la sístole (Presión sistólica) y una mínima en la diástole (Presión diastólica). Por eso cuando hablamos de Presión arterial damos dos cifras, por ejemplo 130/80. La cantidad de sangre que se empuja cada vez, es más o menos como el contenido de un vaso de agua.

El flujo a borbotones tiene otras consecuencias, entre ellas el que, durante la sístole, la válvula de entrada está cerrada y la sangre debe esperar a la siguiente diástole. Para ello a la entrada hay una cámara de espera que se llama aurícula.Los tubos de entrada de sangre al corazón se llaman venas. Los de salida arterias.

Hasta aquí está todo claro ¿no?. Vuelve a leer estos párrafos por si acaso, porque ahora la cosa va a complicarse un poco más.

sistema.gif (50330 bytes)

El recorrido de la sangre es largo. Cuando sale del corazón es de color rojo intenso porque está cargada de Oxígeno y recorre todo el organismo liberándolo poco a poco. De paso reparte los alimentos en sus formas más simples y sirve de "correo" para llevar mensajes químicos de un órgano a otro. Al mismo tiempo va recogiendo en disolución el desperdicio de los distintos procesos metabólicos, que es igual al de los motores de los coches (Anhídrido Carbónico) para poder eliminarlo como veremos después.Al final de este trayecto la sangre se parece poco a la del principio, es de color azul púrpura, no roja y contiene mucho Anhídrido Carbónico y casi nada de Oxígeno. A estas alturas del viaje tiende a remansarse, ya casi no queda nada del impulso inicial, y por eso regresa de nuevo al corazón. En esta ocasión, sin embargo va a parar al otro ventrículo, el derecho, que por un mecanismo idéntico al izquierdo proporciona un nuevo empujón para poder mandarles llegar a los pulmones. Aquí se elimina el Anhídrido Carbónico liberándolo al aire y se carga de nuevo Oxígeno.

La sangre sale otra vez roja, y finalmente, regresa al ventrículo izquierdo.

Es importante entender que aunque el corazón es un órgano único, funciona como si fueran dos (izquierdo y derecho); y que aunque laten unidos, la sangre no puede pasar directamente de un lado al otro.

Vamos a dar una vuelta entera al circuito que nos sirva de repaso, como sifuéramos en un pequeño submarino.

corazon2.jpg (150636 bytes)

Salimos del ventrículo Izquierdo con un fuerte impulso hacia la mayor arteria del cuerpo, la Aorta, la válvula de salida se llama precisamente válvula aórtica. La aorta sale hacia arriba, pero forma en seguida una curva, como un bastón, dando a esta altura las ramas que van a la cabeza y a los brazos.

Sigue hacia abajo donde salen las ramas de las vísceras y finalmente las de las piernas.

Cada órgano realiza los intercambios que precisa y para ello la sangre vapor unos tubitos mu finos, distintos y a las arterias y a las venas, que se llaman capilares y que permiten el paso de ciertas substancias a través de sus paredes sin que se víertan el resto de los componentes.

En todos esos destinos la sangre cambia de composición y de color. Ahora es azul oscuro, y subimos lentamente, ya por una gran vena, hacia el corazón.

Llegamos al lado derecho del corazón, donde hay dos grandes venas de llegada, llamadas Cavas, una que recoge sangre de la parte alta del cuerpo, cabeza, pecho y brazos y se llama Cava superior, y otra de la parte de abajo llamada Cava infenor.

Las venas cavas, coinciden en la aurícula derecha donde esperamos la apertura de la compuerta de entrada en el ventrículo derecho. Esta válvula es la Tricúspide. La sístole ventricular derecha cierra la tricúspide y abre la válvula de salida, que ya se llama pulmonar, como la arteria que nace aquí y que lógicamente conduce a los pulmones.

En los pulmones la arteria se divide primero en dos, una para cada pulmón y después se ramifica para formar otro lecho finísimo de capilares a través de los cuales la sangre intercambia con el aire los gases disueltos y libera el "humo metabólico al tubo de escape".

De nuevo roja y rica en oxígeno regresa al corazón a través de venas que, claro, se llaman pulmonares y que son cuatro y conducen a la aurfcula izquierda. Desde aquí, cuando la válvula de entrada del ventrículo izquierdo (la mitral) se abre, pasamos a este ventrículo, donde terminamos el recorrido.

El circuito tiene pues dos estaciones de bombeo y dos mitades, una de ¡da y vuelta a los pulmones, para regenerar la sangre y otra de ida y vuelta a los tejidos, para aportarles los intercambios necesarios. Esta última se llama sistémica (de los distintos sistemas).

Los círculos sistémico y pulmonar se diferencian por:

 
Círculo sistémico
Círculo pulmonar
Bomba

Ventrículo Izqdo.

Ventrículo Dcho.
Presión (aprox.)

Alta 140/70

Baja 25/15
Válvula entrada

Mitral

Tricúspide
Válvula salida

Aórtica

Pulmonar
Arteria salida

Aorta

Pulmonar
Venas regreso

Cavas

Pulmonares
Sangre Arterial

Roja

Azul
Destino

Sistemas

Pulmones

¿Y la respiración? ... Si, efectivamente ... La respiracion cumple abora la función de renovar el contenido de aíre del interior de los Pulmones.

Gracias al "fuelle" torácico, el aire viciado cargado de Anhídrido Carbónico y pobre en Oxígeno se sustituye por aire fresco procedente del exterior.