Trasplante de pulmón

Mirror de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/esp_presentations/100120_1.htm

Anatomía normal
 

En los pulmones, ubicados en el tórax o cavidad torácica, se realiza el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre.

Indicaciones
 

Los trasplantes de pulmón pueden recomendarse a pacientes con enfermedades pulmonares severas tales como:

  • Agrandamiento persistente de los sacos de aire (alvéolos) con pérdida de la capacidad para exhalar completamente (enfisema)
  • Obstrucciones pulmonares hereditarias (fibrosis quística)
  • Infecciones crónicas (sarcoidosis) durante un largo período
  • Cicatrización permanente y engrosamiento del tejido pulmonar (fibrosis pulmonar idiopática)

 

Incisión
 
Mientras el paciente se encuentra profundamente dormido y sin sentir dolor (bajo anestesia general), se hace una incisión a través del esternón y se trasplanta uno o los dos pulmones donados, dependiendo de la enfermedad que se esté tratando.
Procedimiento
 

A fin de mantener la sangre oxigenada y circulando durante la cirugía, se emplean tubos para desviar la sangre a la máquina de derivación corazón-pulmón.

Se extraen los pulmones del paciente y los pulmones del donante son suturados en su sitio. Se insertan tubos de drenaje para drenar el aire, el fluido y la sangre del tórax durante varios días y permitir que los pulmones se vuelvan a expandir por completo.

Cuidados postoperatorios
 

 

Se extraen los pulmones del paciente y los pulmones del donante son suturados en su sitio. Se insertan tubos de drenaje para drenar el aire, el fluido y la sangre del tórax durante varios días y permitir que los pulmones se vuelvan a expandir por completo.

Los pacientes requerirán de medicamentos inmunosupresores por el resto de sus vidas para prevenir el rechazo inmunológico del pulmón trasplantado. Los resultados del trasplante de pulmón varían, dependiendo de la enfermedad que se esté tratando y de la experiencia del centro médico donde se practica la cirugía.