Donación de Tejidos Humanos

¿Que ocurre con los tejidos?

Los tejidos una vez extraidos quirúrgicamente son remitidos al Banco de Tejidos que es una unidad funcional donde se recogen, estudian, procesan, almacenan y distribuyen aquellos tejidos (huesos, piel, progenitores hematopoyéticos, membrana amniótica, córneas, escleras, paratiroides, etc…) que son donados -en ocasiones por donantes vivos o por donantes de órganos y/o tejidos- para beneficio de los enfermos que los necesitan para su recuperación.

     También existen donaciones autólogas, es decir, de un paciente para su uso personal, ya que son, a su vez, donantes y receptores; en esos casos es posible congelar progenitores hematopoyéticos, paratiroides, huesos en donaciones diferidas,  semen para tener hijos biológicos en pacientes que pudieran quedar estériles a causa de ciertos tratamientos (radioterapia, quimioterapia, intervenciones quirúrgicas); , etc…

Después de pasar los diferentes protocolos de calidad, validaciones y pruebas de laboratorio para demostrar que un tejido es apto y que no generará riesgo a quien lo reciba, los tejidos quedarán disponibles para cuando los médicos tratantes los requieran y para enviarlos a los quirófanos donde se implantan a los pacientes”.

Las variantes que se pueden referir como productos bio terapéuticos a partir de tejidos de origen humano son diversos:

a) tejidos laminares como piel, amnios, pericardio o fascia lata ,

b) tejidos óseos y osteo articulares;

c) córneas;

d) tejidos cardiovasculares.

Los tejidos laminares como la piel y el amnios, pueden ser utilizados frescos o preservados. La variante fresca se mantiene en suero fisiológico a 4ºC y dura 7 días. Las variantes preservadas tienen distintas técnicas de conservación, todas ellas con la ventaja que pueden ser almacenadas para la conformación de un stock. Las técnicas de conservación puden ser, por congelamiento, a –80 ºC en freezer mecánico o a –142ºC en vapores de nitrógeno líquido. También pueden ser por deshidratación mediante procedimiento de liofilización que permite el almacenamiento a temperatura ambiente o la forma más económica de procesamiento que es por deshidratación con glicerol y que se conserva a 4ºC. En todos los casos incluye el tratamiento químico, antibiótico o radiante del tejido a los efectos de garantizar el control de calidad microbiológica tanto para virus como para bacterias.

Los tiempos de almacenamiento en stock varían con las distintas técnicas de procesamiento y van desde 2 años para las variantes gliceroladas a tiempos indefinidos en a –142ºC.

Las aplicaciones de este tipo de tejido están centralmente orientadas al tratamiento del gran quemado. Pero pueden ser aplicadas —sobre todo el amnios— en diversas especialidades quirúrgicas, como la oftalmología, la otorrinolaringología, la ginecología, la dermatología, la cirugía plástica, etc.

En las otras variantes de tejidos laminares el pericardio se utiliza para la reparación quirúrgica de sectores cardíacos y vasculares del corazón y grandes vasos en las malformaciones congénitas del recién nacido, mientras que la fascia lata, tejido tendinoso plano de gran resistencia sirve para la reparación quirúrgica de las grandes hernias y eventraciones de la pared abdominal, así como en la neurocirugía para la reparación plástica de estructuras fibrosas (dura madre) de recubrimiento del sistema nervioso central.

Entre los tejidos más utilizados en el mundo están todas las diferentes formas de material óseo, para la reparación anatómica y funcional del esqueleto, las articulaciones o sectores tendinosos

El tejido óseo es la variante que admite mayor cantidad de presentación en formas, técnicas procesamiento y conservación, así como una gran versatilidad de utilización para actos de cirugía traumatológica y odonto maxilar.

El tejido óseo puede procesarse como hueso masivo, es decir estructuras grandes de huesos largos como el fémur que segmentadas en tercios o en cuartos pueden sustituir un sector amplio de la estructura en el receptor, para cirugías reparadoras, tanto sea por causas traumáticas, tumorales, degenerativas y otras patologías con afectación extensa del hueso. La pieza extraída del donante, desvitalizada de tejidos blandos, y procesada mediante productos detergentes y removedores de residuos orgánicos es congelada a –80º C. El procedimiento de decontaminación más utilizado en el mundo para este tipo de tejido es la exposición a radiación gamma.

Son estructuras inertes que no se revitalizan en el receptor y los podemos así considerar verdaderos “tutores” de origen biológico en similitud a los tutores artificiales de metales especiales como el titanio.

Como sucedáneos de estas presentaciones están los segmentos de hueso masivo cortical (sector compacto de hueso en su capa externa) que bajo diferentes formas, cilindros, semi cilindros, tablas pueden contribuir a las diferentes técnicas de reconstrucción y sostén quirúrgico integrándose a estructuras artificiales todo lo cual configura los llamados “composites” , mezcla de materiales biológicos, y sintéticos industriales sostenidos por técnicas de fijación (tornillos y alambres).

Las otras variantes de hueso procesado son las fraccionadas en diferentes formas y tamaños adecuadas a cada tipo de aplicación terapéutica. Chips de esponjosa (sector trabeculado de hueso en su sector central), fracciones de cortico esponjosa (que comprende ambos sectores externo e interno de hueso); molido de hueso y polvo de hueso con diferentes tamaños de grosor en micras (milésima de mm) de espesor en las partículas constitutivas. Pueden ser procesados con diferentes técnicas según tipo de hueso y aplicación terapéutica. Hay formas de conservación deshidratadas por liofilización o descalcificadas y liofilizadas. Algunas de estas formas de presentación pueden “integrarse” al hueso del receptor, al formar parte de la biología funcional del mismo a partir de las células que sintetizan la sustancia fundamental y dura del hueso.

Estas diferentes formas pueden ser utilizadas en cirugía de columna por causas traumáticas, tumorales o degenerativas, cirugía odontomaxilar, y de reconstrucción en 2ª. Cirugía de cadera

En el área de preservación crio preservada se encuentran los tejidos vasculares. La preservación se realiza a extremas temperaturas bajo 0º C en medio de nitrógeno líquido (-196º C) o sus vapores (-142º C). La decontaminación de estos tejidos se realiza con control de calidad micro biológica por medio de mezclas antibióticas. Los líquidos de crio preservación protegen a los tejidos de las extremas temperaturas criogénicas. Las variantes arteriales pueden ser valvuladas o no valvuladas. Las primeras para la reconstrucción quirúrgica de la patología valvular cardiaca, congénita - mal formativa o en el recambio de las válvulas artificiales infectadas. Las segundas como parches o segmentos para reconstrucción de las mismas mal formaciones a nivel de los grandes vasos próximos al corazón, o como tubos largos en los by pass sustitutivos de las arterias obstruidas de los miembros inferiores o como arteria de acceso para la realización de hemodiálisis en pacientes con Insuficiencia Renal Crónica en reemplazo de las prótesis artificiales infectadas y cuando no hay venas disponibles como auto injerto del propio paciente para estos fines. También pueden crio preservarse segmentos venosos para diferentes aplicaciones en cirugía vascular de reemplazo

banco tejidos humanos Catálogo de algunos tejidos con sus utilidades médicas

 

¿Que resultados obtienen los receptores de los tejidos?

En la mayoría de casos, el trasplante de tejidos mejora sensiblemente la calidad de vida del enfermo, mientras que en otros, al igual que con los órganos sólidos, es la única opción que se le puede ofrecer para la curación.

Banco tejidos Actualmente, son muchos los tejidos que se pueden trasplantar