ACTITUD DE LAS RELIGIONES FRENTE A LA DONACIÓN.
LOS TESTIGOS DE JEHOVA.

INFORMACIÓN GENERAL

 

Fundada hacia 1874, en Pensilvania (Estados Unidos), por don Charles Tazer Rusell, la Comunidad de los Testigos Cristianos de Jehová lleva más de cien años predicando y cuenta con alrededor de cuatro millones y medio de "hermanos" activos en todo el mundo, (de los que ciento setenta mil son españoles y las congregaciones más numerosas se encuentran en Norteamérica). Carecen de ritos semejantes a los católicos en sus reuniones, las comienzan todas rezando al Espíritu Santo para que les guie y, en ellas, suelen tomar la palabra los "ancianos" o "superintendentes", aquellos que entre otras cualidades, poseen ya más experiencia en el estudio bíblico.

El nombre con el que hace un siglo su congregación cristiana se separó de la ortodoxia católica provenía del que tuvo el pueblo de Israel en la Biblia, porque para ella, el primer testigo de Jehová del que podía hablarse en la Historia Sagrada era Abel. Así las cosas, los Testigos de Jehová se dedicaron desde entonces a reunirse en centros llamados "salones del reino" para profundizar en el estudio de la Biblia y a predicar la interpretación del Libro Sagrado que, a su juicio, era la idónea. Una interpretación que, basada en la lectura literal del Antiguo Testamento, les ha llevado a rechazar  de plano la transfusión de sangre como solución quirúrgica, dado que es símbolo de vida y la vida sólo puede ser otorgada por el Creador.

Un Testigo de Jehová no como jamás cane animal que pueda contener sangre, del mismo modo que no da nunca ni recibe sangre entera, esto es, con todos sus componentes. Si acaso, recibe componentes menores suyos como la albúmina....

SOBRE LA DONACIÓN Y EL TRASPLANTE DE ÓRGANOS

Y respecto a la donación de órganos, no debe regirse con preceptos religiosos sino por su propia conciencia, a no ser que el trasplante a que dé lugar lleve implícito el trasvase de sangre de un cuerpo a otro. Así las cosas, la donación de órganos como la córnea nunca supone problema alguno ni para el testigo de Jehová donante ni para el testigo de Jehová receptor. Sí lo supone la donación de médula y la donación renal sólo en el caso de que sea efectuada por un ser vivo. El testigo de Jehová está en condición de donar riñones después de muerto o de recibirlos de un fallecido, pero en cambio se pone alerta cuando se trata de hacer lo propio entre seres vivos. Incluso si la donación de un riñón se va a efectuar de padres a hijos. 

Fuente: Revista ALCER