PREPARACIÓN PARA LA INTERVENCIÓN

 

A continuación relatamos la preparación para el trasplante renal. En el resto de los trasplantes son semejantes.

Trasplante renal

Una vez está el receptor en le hospital se comprueba, una vez más, tras extraer sangre, que el donante y el receptor mantienen las identidades y característica ya confirmadas por el ordenador. Así pues el paciente es ingresado en la Unidad de Trasplantes, donde se le practicarán radiografías, electrocardiogramas etc.., para asegurar un estado óptimo de cara a la intervención. Si las circunstancias lo requieren se procederá a dializar al paciente.La extremada asepsia que requiere una intervención quirúrgica se hace en el caso del implante renal más importante. Es por ello que el receptor es rasurado desde en pecho a las rodillas de forma concienzuda. Tras el rasurado se administra un enema de limpieza preoperatorio para a continuación alentar al paciente a que realice un baño completo prestando especial atención a zonas menos higiénicas (unas Mentales etc.).Durante el período de estancia -hasta aquí comentado el personal de enfermería realizara la Historia de Enfermería, donde se recogerán valiosos datos para mejor atender y entender al paciente. También este personal le habrá ido informando de todas las dudas y de la situación en que se va a encontrar después de la intervención. Dos horas antes de ésta, se procederá a realizar un segundo baño completo, tan concienzudo o más que el primero.

Cuando tan sólo falta una hora para bajar a los quirófanos, la enfermera canalizará una vena del paciente a fin de administrar la primera dosis de inmunosupresores. Como Vd. sabe, estos medicamentos reducen las defensas naturales del organismo con el fin de evitar el rechazo del órgano trasplantado. Es por ello, por lo que se ha de mantener un ambiente lo mas aséptico o limpio posible, y por lo que se es meticuloso en el rasurado y medidas de higiene previas a la operación.