PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA DONACIÓN DE ÓRGANOS 

 

 


 

DONACIÓN

 ¿Por qué deberíamos hacernos donantes de órganos y tejidos?

             Los avances en medicina han permitido que ahora el trasplante sea un tratamiento con éxito. Hasta no hace mucho se lo consideraba como algo experimental, pero hoy es una buena opción médica. El mayor problema en este momento es obtener el suficiente número de órganos para trasplantar a los enfermos que lo necesitan.

            En diciembre de 2000 unas 5038 personas estaban esperando un órgano para ser trasplantados. Aproximadamente cada año en España 3.000 enfermos se incorporan a las listas de espera. El número de donantes se ha estacionado en los últimos años. Aunque España es el país con mayor índice de donaciones del mundo, éstas no son suficientes y un 7% de pacientes mueren esperando un órgano.           

Todas las ayudas son necesarias para resolver la escasez de órganos. La mejor manera para asegurar que exista mayor número de órganos utilizables, es hacerse donante y animar a otros a hacerse. 

¿Quién puede ser donante de órganos /tejidos?

 Cualquier persona puede hacerse donante de órganos rellenando la tarjeta de donante, dejando así constancia  de su decisión. Este documento no es imprescindible en España para ser donante, si bien algunas personas lo consideran útil y desean llevarlo como un compromiso adicional a su decidida voluntad de donación.

 Lo más importante es que la familia conozca el deseo de ser donante, ya que siempre los profesionales sanitarios hablarán con los familiares más próximos. Las familias cumplen la voluntad de la persona fallecida, si la conocen. Este conocimiento les facilita mucho la toma de decisiones a la hora de donar, y de alguna manera les reconforta, en un momento de tanto dolor, saber que la muerte de su familiar no fue inútil, ya que proporcionará vida a otras personas.

 ¿Qué piensan las religiones sobre la donación de órganos y tejidos?

             Las religiones cristianas, islámicas, judías e hindúes son partidarias de la donación. 

 Existen numerosas encíclicas y pastorales de los últimos papas y de los Obispos católicos a favor de la donación. Consideran que donar los órganos para dar vida a otras personas enfermas es un acto de caridad semejante al de Jesús dando la vida por la humanidad.

            Si se tiene alguna duda al respecto se puede consultar con el sacerdote personal o con el del hospital.

            Los testigos de Jehová que manifiestan con rotundidad su oposición a las transfusiones de sangre, no tienen por el contrario, ninguna oposición a la donación de órganos ni tampoco hacia el trasplante, siempre que se les asegure que no van a recibir durante la intervención, ningún tipo de transfusión sanguínea. En la actualidad, esta condición se puede asumir perfectamente en la mayoría de trasplantes de riñón.

¿Qué condiciones mínimas se requieren para ser donante?

 Los donantes de órganos son personas de cualquier edad (desde recién nacidos hasta 70 años o más) que gocen de buena salud hasta el momento de la donación. No pueden tener cáncer ni otras enfermedades infecciosas o de causa poco clara que se puedan trasmitir con la donación.

 ¿Dónde se obtiene la tarjeta o carnet de donante? 

            Puede conseguirse en diferentes lugares: Organización Nacional de Trasplantes, en Hospitales, Coordinaciones de Trasplantes hospitalarias, Consejerías de Sanidad/Salud, Oficinas de Coordinación Autonómicas de Trasplantes, Centros de salud,  Asociaciones de enfermos,  Farmacias. 

 ¿Qué pasa si se cambia de opinión sobre la donación de órganos?

             En nuestro país no existe un registro nacional de donantes de órganos y tejidos. Si se cambia de opinión, se rompe la tarjeta de donante y se comunica la última decisión a familiares y amigos.

 ¿Puede donarse el cuerpo tras el fallecimiento?          

            También existe la opción de la donación total del cuerpo. Las Facultades de Medicina necesitan cuerpos para estudiar la anatomía humana o el desarrollo de determinadas enfermedades. Esta investigación es, a veces, importante para salvar vidas. Si desea donar su cuerpo debe ponerse en contacto con el Departamento de Anatomía Humana de alguna Facultad de Medicina.

 ¿Qué tipos de donaciones pueden realizarse?

             Donación en vida: Puede donarse un órgano o parte de él, cuya extracción sea compatible con la vida y cuya función pueda ser compensada por el organismo del donante de forma adecuada y suficientemente segura. El donante debe ser mayor de edad, gozar de plenas facultades mentales y un estado de salud adecuado. La mayoría de los donantes de este tipo son de médula ósea y de riñón. También pueden donarse segmentos de hígado y de pulmón. El donante deberá siempre ser informado previamente de las consecuencias derivadas de su decisión, debiendo otorgar su consentimiento de forma expresa, libre, consciente y desinteresada.

         Donación tras el fallecimiento: Es la que se realiza en el donante cadáver.  La muerte puede sobrevenir por una lesión directa y brusca en el cerebro (muerte cerebral) o por una Parada cardio-respiratoria. (P.C.R.). Según estos criterios hablamos de donante en muerte cerebral (97,7%) de los donantes en nuestro país y donantes en Parada Cardio-Respiratoria o Asistolia (2,3%).

 

DONANTE VIVO  

DONANTE CADAVER  

EN MUERTE ENCEFÁLICA

EN MUERTE POR PARADA CARDIORESPIRATORIA

 

¿Qué órganos y tejidos pueden ser donados?

 

Órganos: Tejidos:
Riñón Córneas
Hígado Tejidos osteo-tendinosos
Corazón Piel
Pulmones Válvulas Cardíacas
Páncreas Vasos sanguíneos.
Intestino.  

¿Pueden los familiares del donante conocer a los receptores de los órganos donados?

              La Ley española exige el anonimato en la donación y no es posible dar a conocer la identidad del donante receptor ni viceversa. No obstante, a las familias de los donantes se les informa del destino de los órganos donados, de la edad y circunstancias de la enfermedad de los receptores y del funcionamiento del trasplante tras la operación.

              Sería negativo tanto para la familia del donante como para el receptor. Para la familia del donante porque el proceso del duelo es necesario superarlo y esto no se consigue si les facilitas la continuidad de la vida de su familiar en otra persona. Así mismo se pueden producir chantajes emocionales o materiales por la donación.

              El receptor necesita recuperarse de su enfermedad, y no es aconsejable cargar al receptor con la posibilidad de la culpa o responsabilidad de la muerte de otra persona.

  ¿Qué pasa si la familia se opone a la donación?

  Una persona puede hacerse donante en un momento de su vida y cambiar después de opinión. Se supone que la familia tiene conocimiento de la última voluntad de la persona fallecida. Es muy importante que la familia conozca la voluntad de donar o no, ya que en España siempre se cumple la voluntad del familiar una vez fallecido.