Confirmación Legal de la Muerte Cerebral


Curso de Postgrado:
El Proceso de donación y trasplante de órganos y tejidos.

El diagnostico de la muerte encefálica.
Isabel Moratalla García. Enfermera Coordinadora. Hospital Clínico Universitario de Valencia

DIAGNOSTICO MEDICO-LEGAL DE LA MUERTE ENCEFÁLICA

Según el artículo 10 del Real Decreto del 22 de Febrero de 1980, el diagnóstico de muerte cerebral se basa en la constatación y concurrencia durante 30 minutos al menos, y la persistencia seis horas después del comienzo del coma de los siguientes signos:

a) Ausencia de respuesta cerebral, con pérdida absoluta de la conciencia.

b) Ausencia de respiración espontánea.

c) Ausencia de reflejos cefálicos con hipotonía muscular y midriasis bilateral.

d) E.E.G. plano, demostrativo de inactividad bioeléctrica cerebral

Los signos mencionados no serán suficientes ante situaciones de :

  1. Hipotermia inducida artificialmente 

  2. Administración de drogas depresoras del S.N.C.

 


El siguiente Real decreto está a punto de cambiar. Desde aquí próximamente podrás leer el borrador del nuevo decreto.

El REAL DECRETO 426/1980, de 22 de febrero, por el que se desarrolla la Ley 30/1979, de 27 de octubre, sobre extracción y trasplante de órganos establece que:

Artículo 10: Los órganos para cuyo trasplante se precisa la viabilidad de los mismos sólo pueden extraerse del cuerpo de la persona fallecida previa comprobación de la muerte cerebral, basada en la constatación y concurrencia, durante treinta minutos, al menos, y la persistencia seis horas después del comienzo del coma, de los siguientes signos:

  1. Ausencia de respuesta cerebral, con pérdida absoluta de conciencia.
  2. Ausencia de respiración espontánea
  3. Ausencia de reflejos cefálicos, con hipotonía muscular y midriasis.
  4. Electroencefalograma «plano», demostrativo de inactividad bioeléctrica cerebral.

Los citados signos no serán suficientes ante situaciones de hipotermia inducida artificialmente o de administración de drogas depresoras del sistema nervioso central.

El certificado de defunción basado en la comprobación de la muerte cerebral será suscrito por tres Médicos, entre los que deberán figurar un Neurólogo o Neurocirujano y el Jefe del Servicio de la unidad médica correspondiente o su sustituto. En aquellos casos en los que esté interviniendo la autoridad judicial podrá figurar, asimismo, un Médico forense designado por aquella.

Ninguno de los Facultativos a que se refiere este artículo podrán formar parte del equipo que vaya a proceder a la obtención del órgano o a efectuar el trasplante.

Artículo 11-Antes de dar la conformidad para la extracción de órganos u otras piezas anatómicas de fallecidos, la persona a quien corresponda darla, según lo determinado en la autorización del Gobierno, deberá verificar los siguientes extremos:

Uno. Existencia y vigencia de la autorización del Centro sanitario para realizar la intervención de que se trate.

Dos. Certificado de defunción, expedido con arreglo a lo establecido en el artículo anterior.

Tres. Comprobación de que no consta oposición expresa, conforme a lo establecido en los artículos octavo y noveno.

Cuatro. Obtención de la autorización del Juez, cuando esté interviniendo en relación con la persona fauecida y la obtención de los órganos no obstaculizara la posible intrucción del sumario.

Cinco. El nombre, apellidos y demás circunstancias de los Médicos que han certificado la defunción y de los que van a realizar la extracción, asegurándose que son distintos.