“EN MEMORIA DE NUESTROS DONANTES”
Guía breve de ayuda a sus familias

3. Testimonios de familias donantes y trasplantados

 " Me animó mucho conocer que cuatro personas viven ahora gracias a los trasplantes realizados con los órganos de nuestro hijo".

 Amparo. Marbella (Málaga)

 " Tu, receptor del hígado de mi marido, eres ahora mi consuelo. Llevas algo muy apreciado de quien más he querido y aunque no te llegue a ver, siempre estarás en mi corazón con el deseo de que tengas larga y saludable vida. Adiós."

 Mari Carmen. Málaga.

 "Soy la receptora del órgano tan divino que llevo con orgullo y alegría y quiero que sepas que no olvido a mi donante ni de noche ni de día. Mi donante, porque ya es tanto mío como vuestro y que está en el recuerdo de mi familia como uno más. Gracias."

 Josefina (Málaga) 

"Llevo 3 años casada y espero que con este trasplante pueda quedarme embarazada. Si Dios quiere nuestro hijo también  llamará Antonio o Antonia. Porque esa felicidad será gracias a tu hijo Antoñito".

 Clara. Antequera (Málaga).

 "Dentro de mi tristeza y desolación en aquellos momentos sentía que alguien necesitaba esos órganos para ser feliz. No entendería ninguna religión capaz de permitir que una persona no sea salvada por otra que sin remedio se va"

 Ana Maria. Ronda. (Málaga)

 "Dijimos no sin reflexión. Ahora no entendemos porque y sentimos que sus órganos se hayan destruido sin ayudarle a él ni a nadie. Nos faltó tiempo o pienso que prevaleció el egoísmo de nuestro dolor".

 Juan Carlos. Málaga.

 Villancico. "Todos le llevan al Niño, yo no tengo que llevarle: le llevaré el corazón "pa" que sirva en un trasplante".

 Rafael. Málaga.

 "Donar fue sólo transmitir lo que Gunther hubiera hecho si hubiera estado en su mano. No hay nada que agradecer a nosotros".

 Heinz. Torrox (Málaga).

"Muchas gracias a todos los médicos de UVI que cuidaron de nuestro padre. Ellos nos facilitaron la donación con su profesionalidad por lo que estaremos siempre muy agradecidos."

 Beatriz.  Almayate (Málaga).

 "El recuerdo de la donación ha sido clave para que mi madre supere el suceso tan trágico que inundó nuestra casa de dolor. Gracias por darnos la oportunidad de donar".

 José María. Madrid.

 "¿Se puede dejar pasar la oportunidad de donar?. Ahora tras la experiencia vivida no puedo entender que alguien niegue la donación de órganos".

Amparo .Córdoba.

 "Me ayuda recordar que parte de nuestro ser querido vive todavía en cierta forma en otros muchos"

 José Antonio. Málaga

 "Con la donación nos sentimos mejor. Toda la familia pensamos en quienes necesitaban sus trasplantes y en sus familias y nadie mostró oposición".

 Alberto. Málaga.

 "Cuando nos pidieron la donación no lo esperábamos. Todos pensábamos que se iba a recuperar y la noticia de su muerte fue un duro golpe. Plantearon la donación con gran humanidad y nos ayudó mucho en la decisión. Ahora todos somos donantes".

 Luisa. Málaga.

 "Acababa de terminar la carrera y estaba tan ilusionada. No es justo que se haya ido tan joven, tan rápido, así. Aunque no le habíamos oído hablar de donación pensamos que donar era la única salida posible por la gran necesidad de trasplantes que tiene la sociedad"

 Ángel. Málaga

"Yo no era demasiado partidaria de las donaciones, pero con la temprana e inesperada muerte a los 14 años de mi hijo,  he cambiado de opinión (...) si otras familias pasan por circunstancias parecidas, que hagan lo mismo que nosotros, porque después se sentirán bien. Si alguien me hubiera dado una solución para tu cerebro ¡cuánto se lo hubiera agradecido!" .

 Isabel. Málaga. 

"Aunque nunca hablamos de si donarías tus órganos pues no pensabas en tu muerte tan joven, me consta que, de haberlo podido decir finalmente, hubieses tenido el si en tus labios, en un parpadear o en un apretar tu mano. Esta seguridad me ayudó a mi decisión".

 Francisco. Málaga.

 "Nunca me engañé. Desde que llegó al hospital sabía que no quedaban esperanzas. La intuición me lo decía, aunque hubiese preferido no escucharla. A la mañana siguiente médicos nos llamaron para dar información. Allí nos golpeó la triste, esperada y rechazada noticia. Nuestro hijo tenía muerte encefálica. A continuación nos hablaron de la posibilidad de donar sus órganos. Dada su edad, en el mejor momento de la vida, nuestro hijo nunca había comentado sus opiniones sobre donación. Sin embargo, sólo tuve que mirar a los que estábamos reunidos, su padre, hermanos y tíos y ver las expresiones de sus ojos con infinito dolor, pero que expresaban aprobación. Lo habíamos perdido a sus 18 años y me resultaba impensable aceptar que la vida se le hubiese ido tan rápido, pero nos quedaría la satisfacción de que otros vivirían con lo que él podría darles".

María. Málaga.

 "Parecía imposible que en nuestros hospitales tan bien dotados tecnológicamente y con profesionales tan eficaces no pudieran hacer nada por salvar a mi padre. Nos dijeron que era una hemorragia cerebral pero que había provocado un daño en el cerebro que no tenia operación. Nos vino a la cabeza un rechazo a todo. A nuestra cultura, nuestro estilo de vida a nuestra arrogancia por creer que todo está bajo control. Y de pronto la nada. La muerte encefálica y el fin de la vida y de los proyectos comunes para disfrutar de una jubilación que tenia cercana y bien ganada. Con amabilidad y cariño nos hablaron de donación. Conocíamos a un vecino trasplantado que se encontraba perfectamente gracias a otra donación. Lo hablamos entre todos y nos pareció bien. Aunque no le hubiéramos oído comentar sobre su decisión, pensamos que si hubiera podido decidir en esas circunstancias, su respuesta hubiera sido afirmativa."

 Carmen. Vélez-Málaga (Málaga).

 "La enfermedad me impedía levantarme de la cama. No quería quejarme para no preocupar a mi mujer. Pero pensaba que no saldría adelante. El trasplante de hígado renovó mi vida cuando estaba caducada. Mi segundo hijo nació un año más tarde y ahora cuatro años después no puedo olvidar a mi donante. Sin su ayuda, sin la solidaridad de su familia, todo lo que me rodea y valoro no existiría. Gracias a todos por el valor de la donación".

 Jaime. (Almería)

 "Se pierde lo que no se da".

Manuel Alcántara (Inscripción en el Monumento al Donante de Órganos, Tejidos y Sangre. Málaga).

 Si desea comunicar algún sentimiento relacionado con su experiencia de donación o trasplante, puede enviarlo a la Coordinación de Trasplantes.